¿QUÉ PASÓ EN EL COLL DE LLI? y 6 (Colofón)

Añado una última pesquisa, a título de resumen, gracias a la amabilidad de Lluís Galocha (recomiendo su interesante blog: https://maestrazgosigloxx.blogspot.com/), quien me ha proporcionado información y unos mapas muy esclarecedores. En primer lugar, uno para ubicar los distintos lugares mencionados en las pesquisas (1) Cabe remarcar que algunos topónimos tienen distinta grafía en catalán (La Vajol) y en castellano (La Bajol)

1.- Zona fronteriza La Vajol / Les Illes

DISTANCIAS Y SITUACIÓN: Véase el mapa actual, donde apreciamos la distancia entre Agullana (Mas Perxés, donde estaba Companys) y La Vajol (Azaña en el Mas Barris), unos 5 kilómetros, trayecto que se debe añadir como previo al fallido encuentro entre Companys y Aguirre con Azaña y Negrín, para pasar juntos la frontera. ¿Emprendería el camino, el sábado día 4 por la noche Martínez Barrio para informarles?, ¿mandarían a un mensajero? En cualquier caso, fue él quien decidió espaciar las salidas, dado que, como cuenta Azaña: “Como el séquito del presidente de la Generalitat le pareció demasiado numeroso y abigarrado, creyó mejor que no saliese en nuestra compañía. Citó a Companys en La Vajol, pero con una hora de retraso”.

2.- Alrededores del coll de Lli (1939)

Podemos compararlo con uno de 1939, facilitado por el amigo Galocha (2)

El único camino que parece practicable sería el del coll de Lli (1), mientras que el de La Manrella solo aparece trazado a partir de los años 50-60. Se adivina incluso el inicio del descenso hacia Les Illes.

Si miramos el mapa topográfico, veremos también que el trazado indicado (de 1932) como de camino forestal (paralela continua con discontinua), es el del coll de Lli.

Así pues, pensamos que queda claro que la intención fue siempre ir por el coll de Lli porque se consideraba practicable para coches adecuados y porqué el otro camino a la Manrella, no.

Además, era el más corto. El propio Azaña[i]: nos cuenta el porqué de elegir tan difícil vía, así como algunos detalles esclarecedores, ante una situación cada vez más insostenible:

(444) En la mañana del sábado (día 4, la vigilia de atravesar la frontera), bombardearon el Cuartel General de Agullana y la residencia de Negrín, en la que metieron una bomba. No había ninguna decisión tomada respecto a nuestra salida de España, ni yo había hablado personalmente de eso con el jefe del Gobierno…

Se decide no retroceder hacia Figueras y Le Perthus, y arriesgarse por el coll de Lli:

(440) A Martínez Barrio le parecían dificilisimas las condiciones en que habría que hacerse mi ya inevitable salida de España. En el avión no se podía pensar. La carretera hasta Le Perthus iba obstruyéndose de nuevo y parecía seguro que la inminente caída de Gerona, y el repliegue del Ejército del Este, produjeran otra oleada humana, a través de la cual no podríamos pasar, o nos expondríamos a una situación muy desagradable. No habría otra salida, llegado el caso, que el camino del puertecito, a nuestra espalda, al pie del cual está el primer pueblo francés, Las Illas. Me desagradaba profundamente esta solución. Teniendo que salir, prefería marcharme en el coche oficial, con mi séquito… El estado de la carretera no podía yo observarlo, como lo hice al salir de Perelada, y debía atenerme a lo que me contaban.

Habla pues de carretera, aunque luego de camino. Quedaba claro que los coches oficiales (grandes y pesados) no podían pasar, pero no así los que estuvieran ya preparados para ello, como indica luego:

(447) Nos acomodamos en los coches de la policía, capaces de trepar por aquel derrumbadero.

Sin embargo:

(447-8) A Martínez Barrio, con unas personas de su familia, a quien no vi, se le ocurrió meterse en un cochecillo que, antes de remontar la pendiente, se rompió, obstruyéndome el paso. ¡Allí vería usted al presidente del Consejo empujar con todas sus fuerzas el coche de don Diego, para sacarlos del atolladero! Inútil. Hicimos lo restante a pie. Ya en lo alto clareaba, los bultos de los carabineros, cuadrados con mucho respeto, nos vieron pasar. El descenso, por una barrancada cubierta de hielo, fue difícil. Martínez Barrio se cayó y se lastimó. También se cayeron Giral, Riaño y otros. No me pasó nada. De algo habría de servirme la práctica de andarín.

Desde luego no debía ser un camino fácil, ya que un solo coche, pequeño, lo obstruyó e hizo imposible apartarlo para que los demás pudieran seguir.

4.- Topográfico con curvas de nivel / La Vajol-coll de Lli

El lugar del accidente, si nos fijamos en los desniveles marcados en el mapa precedente y también en el del desnivel, debería ser en el punto de más pendiente, que señalo con un 2, ya cerca de rebasar la línea fronteriza.

3.- Perfil ruta La Vajol – coll de Lli – Les Illes – coll de Manrella – La Vajol

 

 

 

 

 

 

A pesar de las reticencias del Gobierno y el Govern de pasar por la vía lógica del Perthus, si no hubiera habido una alternativa mínimamente viable, me cuesta creer que se planteara ya de entrada un paso fronterizo de unas dos horas a pie.

Unas últimas citas quizá puedan darnos una idea de por qué se pasó por Les Illes, y si este paso era en realidad practicable para coches[ii].

(Informe sobre la mina de La Vajol) del SERPAN (Servicio de Recuperación del patrimonio artístico nacional), franquista:

“La mina de esteatita se encuentra sobre la vertiente opuesta y a unos tres kilómetros de la frontera, siendo término de un camino vecinal ampliado últimamente por los rojos sobre la base de un sendero que conduce a un pequeño puerto inmediato, donde pudo verse aún a nuestras fuerzas en labor de limpieza de aquellas estibaciones”.

En el mismo libro[iii], se cita también el informe de uno de los miembros del Comité Internacional que controlaba el paso de la frontera de las obras de arte de El Prado.

(informe de un miembro del Comité Internacional que ayudó a salvar las obras de arte: Pierre Schommer): Le 10 fevrier un dernier véhicule tan bien que mal la route de la montagne par Les Illes.

Y también, en las declaraciones de Alexandre Blasi, a A. Montellà en Castelló d’Empuries[iv]:

De hecho, mi padre no conducía el camión, él era el oficial que estaba al frente de aquella operación. Explicaba que todas las carreteras estaban impracticables de gente y tropas. Él, que conocía muy bien el territorio, incluso había hecho practicables algunos senderos ya en desuso, y en seguida pensó pasar a Francia por la montaña.

 No, ni Azaña ni Negrín, y tampoco Companys o Aguirre estaban locos o eran montañeros empedernidos. Simplemente, les pareció el camino más seguro y corto. Lo que no tuvieron en cuenta fue la avería de un coche no preparado para la empresa.

Agradeceré cualquier comentario (que recuerdo, puede ser premiado), que ayude a esclarecer las dudas al respecto.

Si alguien tuviera interés en tener el texto completo de las seis pesquisas relativas al coll de Lli en 1939, ruego lo pida a través de este blog.

PESQUISAS PRECEDENTES:

¿Qué pasó en el coll de Lli?-1 (A pie o en coche)

¿Qué pasó en el coll de Lli?-2(Un montón de gente)

¿Qué pasó en el coll de Lli?-3  (En punto)

¿Qué pasó en el coll de Lli?-4 (El regreso de Negrín)

¿Qué pasó en el coll de Lli?-5 (el vil metal)

CITAS:

[i] Carta de Manuel Azaña a Osorio y Gallardo, en: AZAÑA, Manuel. Memorias de guerra. 1936-1939. Barcelona, Grijalbo Mondadori. 1996. Página 445 y ss. (Párrafos escogidos, señalando en cada caso la página)

[ii] Citado (sin detalle de la ubicación del documento) en: MONTELLA, Assumpta.(2007)  El setè camió. Barcelona, Ara libres. Página 130.

[iii] MONTELLÀ (2007) Página 149.

[iv] MONTELLÀ (2007), Página 191

About: antoni


One thought on “¿QUÉ PASÓ EN EL COLL DE LLI? y 6 (Colofón)”

  1. Quins records tan dolorosos…. Sera dificil esbrinar com va anar… Pero es important saber la historia. Un dia t hem d explicar la historia del 7e camio. Es una versio real encara que no documentada… Molt interessant…

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.