PESQUISA 5: Fobias y filias

La escuadrilla que André Malraux consiguió traer a España, y mantener en combate durante unos siete meses, no gustó a todo el mundo. En especial, al jefe de la aviación republicana, Ignacio Hidalgo de Cisneros. Me permito reproducir unos fragmentos de sus memorias (Cambio de rumbo – II. Ed. Laia. Barcelona, 1977. Páginas 213-215), añadiendo comentarios recogidos de otras fuentes, que le contradicen.

Potez-540

En aviación, la única adquisición que logramos en los cuatro primeros meses de guerra fueron doce “Dewoitine” de caza y seis “Potez” de bombardeo… eran de modelo bastante anticuado y llegaron sin armamento.

Estos aviones pudimos traerlos de Francia a España por sorpresa, pero cuando se enteró nuestro “amigo” León Blum, jefe del gobierno francés, puso el grito en el cielo y ordenó una vigilancia especial y severísima en la frontera“.

Y para acabar de rizar el rizo, sigue más adelante: “En cuanto al grupo de aviadores que vinieron con Malraux (que no se daba cuenta que no se puede jugar a los aviadores sin serlo, y mucho menos en una guerra)…, salvo tres o cuatro que eran verdaderamente antifascista… los demás eran unos vaentureros a los que les tenía sin cuidado nuestra lucha. Unos auténticos mercenarios, atraídos por el fantástico sueldo que se les pagaba que durante su permanencia en nuestro país nunca hicieron nada de provecho, y en cambio nos dieron muchos quebraderos de cabeza“.

En su libro Un été impardonnable, el periodista Gilbert Grellet reproduce esta conversación entre Blum y sus ministros (el gran aliado de Malraux fue Pierre Cot, el de Aviación, al que secundaba su jefe de gabinete, el futuro mártir de la Resistencia Jean Moulin).

Muy bien. Démonos algunos días y esperemos las primeras reacciones antes de tomar una decisión definitiva (sobre la No Intervención). Mientras tanto, el que reanudemos las entregas va a mostrar a Berlín y Roma que no estamos jugando y que ellos han de tener tanto interés como nosotros en no envenenar las cosas. Cot, ¿cuántos aviones podría usted hacer entregar a Madrid durante los próximos días? 

—No lo sé, quizá unos cuarenta o cincuenta. No tenemos muchas reservas y, además, no serán los aparatos más modernos. Por ello, tengo serias dudas sobre la eficacia de esta ayuda, que llega demasiado tarde. Era preciso hacerla desde el principio, tal como propuse en el último Consejo. Y nadie garantiza que esta idea de la “no-intervención” o de la “no-ingerencia” funcionará”. O sea, que el autorizar el envío de aviones, podía suponer una presión para llevar a Alemania e Italia a pensárselo dos veces antes de apoyar a Franco (evidentemente no lo hicieron ni una sola)

Dewoitine D-37

Y más adelante (página 115), comenta la desventaja de los aviones de la escuadrilla frente a los más modernos del bando franquista: “Es difícil enfrentarse a aviones modernos y bien equipados suministrados a los golpistas por Berlín y Roma, en especial los cazas Fiat CR-32 llegados a mediados de agosto, cuando uno dispone solo de aparatos obsoletos o mal armados, excepto un bombardero Bloch MB-210. Los cazas Dewoitine D-37 han llegado a menudo de Francia sin sus ametralladoras, que es preciso instalar. Los Potez 540 son lentos y serán llamados “ataúdes volantes”. Los cazas Nieuport-Delage NiD-52 son modelos antiguos“.

Y para precisar más, leamos a su biógrafo, Jean Lacouture (Malraux, une vie dans le siècle. Ed. du Seuil. Paris, 1976. Página 215-6): “León Blum acepta cerrar los ojos (a la ayuda de Cot y Moulin a Malraux) hasta primeros de agosto (el 8 firma la No Intervención)… Obtienen una veintena de aparatos Potez-540, que pasarán a España antes del día 8 de agosto, pronto seguidos por una decena de Bloch-200. En en transcurso de los días siguientes, Malraux aún conseguirá de aquí y de allá  algunos aviones, en especial Bréguet, achetés au marché des puces (en el mercadillo)”.

Es difícil a posteriori, juzgar la eficacia que pudo tener la Escuadrilla España organizada por Malraux, pero desde luego, la animadversión de la aviación republicana hacia un grupo formado por voluntarios y mercenarios, no ayudó en nada. Quede para la historia el esfuerzo del escritor, consiguiendo aviones en pleno desbarajuste de julio de 1936 y con parte del débil gobierno francés en contra.

Escuadrilla España, ante un Potez-540. Octubre 1936.

About: antoni


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.