ANATOMÍA DE UNA SECUENCIA – 2 – La armónica.

Uno de los actores que más intervienen en la escena diseccionada, y también en el conjunto de la película es Andrés Mejuto. Sigamos por el momento este hilo.

El militar-actor nos cuenta[1] como se incorporó al rodaje de Sierra de Teruel: “Vinieron a buscarme para hacer lo de André Malraux y tuvieron que autorizarme porque lo pidieron desde la central del ejército… Gente relacionada con Federico García Lorca (retengamos el dato), que tenía contacto con Malraux y Max Aub, le indicó que había hecho cosas como actor y él me llamó a Barcelona en 1938”. Aunque quizá dramatiza en exceso la situación (o no). “El rodaje estaba hecho a trozos, con bombardeos, huyendo del edificio porque sabíamos que venían a bombardearlo. Franco sabía que se estaba rodando esa película aquí y hacía todo lo posible por evitarlo”.

Pero vamos a la escena XXVI que nos ocupa. Más adelante, en su testimonio, Andrés Mejuto nos dice que los primeros tiempos del exilio los vivió en campo de internamiento a la orilla del mar, hasta que unos cuáqueros ingleses, informados por Pablo Neruda, le sacaron de él. Una vez en París, a la espera del barco que le llevara a América, encontró por casualidad, en la calle, a André Malraux. Y sigue su relato: “¡Eres un aparecido!”, me dice y me da un gran abrazo. “¡Cómo te he buscado! Y te he buscado por todas las razones: primero porque eres mi amigo y quería saber lo que te pasaba, y segundo porque te necesito, porque la película está sin terminar”. ..Malraux me dijo: “hay que terminarla como sea”… Después, me llevó a un establecimiento y me compró una armónica que perdí un día… o me la robaron en América”.

 

  1. XXVI. Mejuto con la armónica.
  2. III. Mejuto con José Sempere

 

 

 

 

 

¿Cabe deducir entonces, viéndole tocar el instrumento en el dormitorio de los miembros de la Escuadrilla España, que dicha escena se rodó en Francia, ya en el exilio? La ausencia de los otros actores principales del film, el interior distinto (Pesquisa-1), e incluso el doblaje de voces (una de ellas, muy posiblemente, la de Max Aub), hacen pensar en dicha probabilidad.

Una cereza en forma de armónica, nos lleva a arrastrar otras con la cara de Mejuto, García Lorca (ya asesinado entonces) y sus amigos, de Neruda y los cuáqueros. Seguiremos, en la medida que vaya recibiendo “me gustas” y comentarios. Gracias.

[1] En el apartado “Testimonios” de: Archivos de la Filmoteca. Sierra de Teruel, 50 años de esperanza. Año 1, Nº 3. Generalitat Valenciana. Valencia 1989. Pág. 284 y ss.

About: antoni


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.