ELOGIO DE LA CARNE DE ELEFANTE

elefantes-bailando2Uno de los parámetros utilizados para medir el valor de un salario, es constatar como realiza el trabajo el empleado, hasta qué punto es útil a la empresa o a la sociedad.

Ahora la monarquía ha optado por convertirse en translúcida, anunciando el sueldo de las esposas, que se supone que cumplen. Bien, pero cómo se justifican los cerca de 8 millones de euros –los declarados- que cuesta el conjunto?
Dado que los españoles no acostumbramos a comer carne de elefante, se puede deducir que este es el coste del ejercicio de la función de Jefe del Estado.

Retrocedamos ochenta años. Durante el bienio negro (¿se llamaría ahora azul?), reinaba el clientelismo, el favoritismo, el nepotismo… más o menos como ahora, de tal palo tal astilla. Y todo fomentado por un gobierno –coalición de derecha y extrema derecha pro-fascista- que se esforzaba en recortar los avances conseguidos durante los dos años de República. No había nada que no se conociera, nada que sorprendiera, como ahora tampoco nos extraña (aunque sí nos indigna) lo que pasa en Madrid, Valencia, Andalucía, Galicia o Cataluña. ¡Ah, pero estalló el escándalo! ¿Os suena?

fomentado por un gobierno que se esforzaba en recortar los avances conseguidos

Aunque comparado con el alud Gurtel-Bárcenas-cuentas B y otras chapuceras manipulaciones, el estraperlo era un tema mucho más puntual, provocó la dimisión del que entonces era el Presidente del Gobierno (¡Ah, cómo hemos retrocedido!), dejando paso franco para que accediera al poder el filo-fascista Gil Robles. clientelisme2Pero surgió la figura del Jefe del Estado (entonces el Presidente de la República), hombre de derechas, profundamente católico, pero también hombre íntegro y con principios, que ante el riesgo de entregar legalmente (como había pasado primero en Italia y después en Alemania) el poder a un declarado partidario del fascismo (“El Jefe había declarado que quería acabar completamente con el régimen parlamentario y cambiar la Constitución a otra de tipo corporativista), actuó en conciencia y convocó elecciones. El enfado de las derechas fue tal que pocos meses después estalló la guerra civil. Pero lo que se ha de remarcar aquí es la actitud ética y valiente de un hombre íntegro que, siendo de derechas, no quiso ceder el país a los depredadores.
Y volvamos a hoy en día. Recomiendo comer carne de elefante, como única forma de recuperar una ínfima parte de lo que nos cuesta el actual Jefe del Estado.
Artículo relacionado: 14 de abril, Monarca o Presidente: (Comparativa segun las Constituciones)

About: antoni


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.