ANATOMÍA DE UNA SECUENCIA -7: Cherchez la femme.

Acabaremos aquí este hilo, el de Nicolás Rodríguez (de pie, mirando al personaje do hoy), fijándonos en el tercer personaje que se le atribuye, el de MERCERY (interpretado por un actor anónimo, posiblemente francés, al ser doblado, presumiblemente por Max Aub). Este personaje ostenta el mismo nombre que en la novela. En ella, se hacer llamar “capitán”, y de verdad lo era antes de la guerra, pero de bomberos. En la colección “Repères Hachette”[1], se nos dice: Personaje idealista, puro y generoso, hasta el punto de que para salvar a un bombero, morirá entre las llamas. Es un personaje fuera de serie, extravagante, que constantemente se refiere a su esposa a la que hecha en falta, a pesar de que como se narra en la página 472 (versión Folio de Gallimard, Paris, 1979), “Il avait tout quitté, même Mme. Mercery, afin que le monde fût meilleur.

Pues bien, a pesar de ello, en el guión original de la película (filmoteca Valenciana, pág, 116), hay un fragmento al hilo de lo indicado:

MERCERY (a Saidi): Camarada, madame Mercery estaba en Madrid el 16 de julio para asistir al congreso de la Filatelia. El 20 me escribió: un hombre no puede tolerar la indignidad que ocrurre aquí. Es una mujer, camarada, una muher… Pero yo estaba ya en camino. Estoy al servicio de España…”

Momento en que García interviene:

GARCÍA: Mercery, soy amigo tuyo, porque eres idiota y puro; acuérdate de esto. ¿De qué partido eras?

MERCERY: Independiente, camarada, siempre independiente.

No solo desapareció de la filmación la primera parte de esta conversación, sino también un episodio de la misma secuencia, más adelante, después que Pol indique “yo vine porque me aburría. El guión indica: “García dibuja, con su estilográfica, bigotes y barba a la foto, que representa a una dama vestida al estilo de 1900.

GARCÍA: ¡Muera el fascismo!

Plano de Mercery de perfil. Ha concluido de abrocharse las botas y se vuelve al grito de García.

MERCERY: ¡García! ¡Desdichado! ¡La foto de madame Mercery!

GARCÍA: ¿La preferirías sin barba?”

Todo este alarde machista no se incluyó finalmente en el film, pero dejo rastro. Si el lector se fija detenidamente en los últimos segundos de la Secuencia XXVI, cuando los aviadores deciden irse al campo de tiro, el propio Mercery se dirige a la izquierda de la puerta y descuelga un cuadro, dejándolo encima de un estante. Nos quedamos con las ganas de conocer el rostro de su querida esposa.

Finalizamos este hilo de Nicolás Rodriguez, pero la deconstrucción de la secuencia XXVI seguirá con el personaje que considero más interesante y fructífero. Pero para esto, deberé seguir recibiendo “me gustas” y comentarios, cuyos autores entrarán en el sorteo final, ya cercano.

[1] BOCHET, Marc, L’Espoir de Malraux. Hachette Éducation. Col. Repères Hachette. Paris, 1996. Pág. 54)

About: antoni


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.